SILEONI RECHAZÓ CRÍTICAS POR SUPUESTO ADOCTRINAMIENTO: «EN LAS AULAS TIENE QUE CIRCULAR LA PALABRA»

SILEONI RECHAZÓ CRÍTICAS POR SUPUESTO ADOCTRINAMIENTO: «EN LAS AULAS TIENE QUE CIRCULAR LA PALABRA»

El director general de Cultura y Educación bonaerense, Alberto Sileoni, rechazó hoy que exista un «adoctrinamiento» en las escuelas bonaerenses a la hora de reflexionar en torno al intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y expuso que, «como no es un hecho menor, corresponde llevarlo a las aulas», un espacio donde «tiene que circular la palabra».

De ese modo, el funcionario se refirió a las críticas vertidas por los diputados de Juntos por el Cambio en un comunicado, en el que consideraron que en los colegios bonaerense se «adoctrina a los chicos».

El pronunciamiento se difundió anoche, después de que se conociera que, en un cuadernillo para escuelas secundarias elaborado por la Región Educativa Número 25 de Olavarría se incluyó una viñeta del dibujante Miguel Rep, que indica: «Yo Odio, Tú Odias, El Odia, Nosotros Odiamos, Vosotros Odiáis, El Gatilla».

«Es un documento muy cuidado que sacó una de las 25 regiones educativas que tenemos en los 135 distritos. Habla del Día Internacional de la Democracia, que es el 15 de septiembre, para contrarrestar los discursos de odio. Habla de discriminación, de identidad, del ejercicio de la ciudadanía. Los docentes estamos obligados a incorporar esos temas con mucho respeto», reflexionó Sileoni en declaraciones formuladas a FM La Patriada.

En ese marco, el dirigente subrayó que «hay un horror, que es el hecho mismo, la escena de la pistola es de horror», mientas que «el otro horror es no comprender la naturaleza y la profundidad de esa escena», que -indicó- constituye «la discusión central».

«Independientemente de que la queremos a la víctima, diríamos lo mismo si la víctima fuera Mauricio Macri. Vemos un acto que rozó los límites de la sociedad, rozó la frontera. Del otro lado, había oscuridad y un final impredecible. Para otros, es un hecho menor en clave delictiva de un solitario. Entonces, como no es un hecho menor, corresponde llevarlo a las aulas», recalcó.

Para el ministro, en las aulas «tiene que circular la palabra», y consideró que «el docente puede emitir opinión, con la condición de que deje opinar a todos y que su pensamiento no incida en la visión del resto».

«La derecha nunca entiende lo que pasa adentro de las aulas y dice: ‘el docente tiene que ser objetivo’. A un docente de primario o secundario, los chicos naturalmente le preguntan: ‘profe, ¿usted qué opina de lo que pasó?'», continuó Sileoni.

Para el funcionario, en ese tipo de análisis «tiene que haber mucho celo en que circule la palabra y en dejar finales abiertos también».

Con relación al intento de asesinato a la Vicepresidenta se preguntó «cómo la escuela no va a abrir la palabra ante ese hecho de tamaña magnitud» y dijo: «Lo que pasa es que le restan tanto al hecho, lo esmerilan tanto y le quitan tanta densidad dramática, que pareciera que no corresponde incorporarlo en la escuela. Bueno, nosotros creemos que sí».

En ese sentido, Sileoni pidió tener en cuenta que el macrismo es un espacio «que dice que el pasado está lleno de muertos, que para qué mirar para atrás» y evaluó que «persiguen un objetivismo imposible de llevar a la práctica».

«No creo que sea adoctrinamiento. Tampoco creo que la vez que el presidente Mauricio Macri les dijo en Rosario a pibes de cuarto grado que repitieran ‘sí, se puede’ sea adoctrinamiento. Adoctrinamiento hubo en la dictadura, exige persecución, disciplinamiento. Que haya un profesor que se extralimite no es adoctrinamiento, sino un error», opinó.

Sostuvo que «ellos discuten la naturaleza política de la educación» y se preguntó: «¿Si un docente plantea discutir el hecho del 1° de septiembre está haciendo política pero el docente que llega al otro día y arranca la clase como si nada hubiera pasado, no está haciendo política?».

«Hay que tener conciencia profunda de lo que pasó. Si el campo popular a veces se equivocó caracterizando situaciones de odio respecto de los adversarios, está mal también. Creo que el jueves pasado llegamos a un límite como sociedad. Hay que seguir discutiendo ideas, pensando, no hay que construir discursos invalidantes contra las personas. Eso es lo que, a mi juicio, debe hacer la escuela», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.