«BUSCAMOS UNA JUSTA JUSTICIA», DIJO LA VIUDA DE UNA DE LAS VÍCTIMAS DE LA MASACRE DE WILDE

«BUSCAMOS UNA JUSTA JUSTICIA», DIJO LA VIUDA DE UNA DE LAS VÍCTIMAS DE LA MASACRE DE WILDE

Raquel Gazzanego, viuda de una de las víctimas de la denominada «Masacre de Wilde», hecho ocurrido hace más de 28 años y por el que hoy comenzarán a ser juzgados siete expolicías, mientras que se aguarda una pericia para establecer si un octavo está en condiciones de afrontar el proceso, dijo que espera «una justicia justa», al tiempo que su abogado, que la representa como particular damnificada en la causa, aseguró que si el resultado del juicio no es el esperado «el caso va a seguir ante organismos internacionales».

«Mi expectativa es que salga a la luz lo que realmente pasó, no solamente que se aclare quién mató a Edgardo (Cicutín), y a Roberto (Cordbo) sino además saber por qué salieron a cazar gente. Ellos (los policías) desde el primer momento dijeron que era un lamentable error, bueno, a quién más tenían que matar y por qué. Básicamente eso es lo que buscamos, una justa justicia», dijo a Télam la viuda de Cicutín en la puerta de los tribunales de Lomas de Zamora, a poco del inicio del debate.

Por su parte, el abogado Ciro Annicchiarico, quien representa a Gazzanego y a sus hijos como particulares damnificados, manifestó a esta agencia que está «convencido de la responsabilidad criminal de los acusados» y adelantó que de no haber una condena justa el caso seguirá adelante «ante organismos internacionales».

«Después de más de 28 años de sucedido este terrible hecho en el que fueron asesinadas cuatro personas y tentado el homicidio de una quinta, vamos a tener un juicio y nuestras expectativas son totalmente positivas. Estoy convencido de la responsabilidad criminal de los policías que quedaron procesados y de los que quedaron, porque fallecieron tres y otro está separado por razones de salud, pero creo en la responsabilidad de ellos como un grupo que intervino con un plan criminal concreto», añadió el letrado.

«Claramente -prosiguió- se trató de una típica ratonera, donde el sistema policial vinculado con banditas que trabajaban para ellos los emboscan, inventan un enfrentamiento y luego se quedan con el botín, ese es el objetivo que tenían».

«Hace 28 años que estamos esperando este juicio que se intentó trabar de muchísimas maneras en una clarísima privación de Justicia para las víctimas, motivo por el cual está interviniendo la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), que se presentó como observadora porque si el resultado del juicio no hace justicia, el caso va a seguir ante organismos internacionales», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *