COMIENZA EL SEGUNDO JUICIO A UNA DOCENTE ACUSADA DE ABUSO Y CORRUPCIÓN DE MENORES EN MAR DEL PLATA

COMIENZA EL SEGUNDO JUICIO A UNA DOCENTE ACUSADA DE ABUSO Y CORRUPCIÓN DE MENORES EN MAR DEL PLATA

El segundo juicio oral a una maestra de música imputada por nueve casos de abuso sexual y tres hechos de corrupción de menores, ocurridos presuntamente entre 2012 y 2013 en dos jardines de infantes de la ciudad de Mar del Plata, se pondrá en marcha este lunes, cinco años después de que fuera absuelta en un primer proceso, cuyo fallo fue anulado por el tribunal de Casación bonaerense, informaron fuentes judiciales.

La docente Analía Verónica Schwartz está acusada en el marco de una causa que se inició en septiembre de 2013, a partir de las denuncias realizadas por un grupo de padres de alumnos de jardín de entre 3 y 5 años, del Colegio San Antonio María Gianelli y el Instituto Alejandro Fleming.

En una primera instancia, los padres de más de 20 niños y niñas denunciaron que sus hijos habían sufrido abusos durante las clases de música en el Colegio Gianelli, y la docente fue apartada preventivamente del cargo.

El caso conmocionó inmediatamente a la sociedad marplatense y, a medida que avanzó la investigación y comenzaron a aparecer nuevas denuncias creció la tensión entre los padres -que el domingo 8 de septiembre de 2013 ingresaron por la fuerza en el establecimiento-, y sectores que defendieron públicamente a la maestra, entre ellos sus autoridades, miembros de la comunidad educativa y la Iglesia local.

A partir del avance de la causa, surgieron nuevas presentaciones de padres de chicos que entre marzo y septiembre de 2012 habían tenido como maestra a Schwartz en el jardín «Mamina», perteneciente al Instituto Fleming.

La investigación del caso quedó inicialmente en manos del fiscal Fernando Castro, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 1 (UFI 1), quien imputó a la maestra por estos hechos en marzo de 2014.

El caso llegó a juicio en febrero de 2017 en el Tribunal Oral en lo Criminal 1 (TOC 1) marplatense, pero tras casi tres meses de audiencias, los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas absolvieron de manera unánime a la docente de los delitos de «corrupción de menores agravada por ser cometida por persona encargada de la educación y abuso sexual gravemente ultrajante agravado», pese a los pedidos de entre 24 y 28 años de prisión de la fiscalía y los representantes de las familias.

Los magistrados cuestionaron la labor de los peritos que intervinieron en la causa, especialmente de una de ellas aportada por la Procuración General, y consideraron que «la docente jamás pudo hacer los hechos que se le imputan y no ser descubierta y denunciada de manera inmediata por sus colegas o autoridades».

En marzo de 2018, la Sala V de la Cámara de Casación Penal provincial confirmó la absolución respecto de tres de los casos de corrupción de menores analizados en el juicio, pero anuló el resto de la sentencia al considerar que resultó «infundada y no constituye una derivación razonada del derecho vigente», y ordenó la realización de un nuevo proceso ante otro tribunal.

El segundo juicio se iniciará este lunes desde las 10 en el TOC 2, integrado por Roberto Falcone, Alexis Simaz y Néstor Conti, en el sexto piso de los tribunales locales, y las audiencias se realizarán de lunes a jueves a puerta cerrada, para resguardar a los menores y a sus padres.

Fuentes judiciales indicaron que está prevista la declaración de cerca de 130 testigos, por lo que el debate oral podría extenderse casi tres meses.

En la primera jornada, la fiscal Florencia Salas, a cargo actualmente de la UFI 1, y los representantes de las familias en calidad de particular damnificado plantearán los lineamientos de su acusación, y luego será el turno de la defensa, a cargo de la abogada Patricia Perelló.

César Sivo, quien representa a seis de las familias, dijo: «Esperamos una sentencia de condena, que para nosotros va a ser una sentencia justa. No tenemos ninguna duda de ninguna especie de que los hechos efectivamente ocurrieron, acontecieron en el ámbito educativo y la docente fue la responsable de esas maniobras abusivas».

«Estamos esperanzados en lograr una sentencia que ponga fin al martirio y al dolor de todas las familias, que concluya este período de angustia y que puedan sentir que la Justicia pudo escuchar a estos niños y niñas, que hoy ya son adolescentes y que cuando eran muy pequeños sufrieron situaciones de abuso en el ámbito escolar, en el que deberían haber crecido con alegría y haber sido cuidados y nada de eso ocurrió», aseguró.

Por su parte, la defensora de la docente señaló que «la víctima principal es Analía, que hace nueve años que está sometida a un proceso, que pasó por un juicio por el que desfilaron más de 180 testigos y que se hizo con toda la legalidad y en el que se resolvió su inocencia por unanimidad».

«Con argucias de las partes acusadoras se logró en Casación que se ordenara un nuevo juicio, y para Analía es nuevamente el sufrimiento que implica para cualquier persona estar sentada, siendo inocente, en el banquillo de los acusados. En este juicio no va a haber nada nuevo, va a ser solo una reedición del anterior, por lo tanto va a quedar doblemente demostrado que los hechos jamás ocurrieron, y que ella es inocente», agregó Perelló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *