CONDENAN A UN EXSUBCOMISARIO POR PEDIRLE PLATA A SUS SUBORDINADOS EN QUILMES

CONDENAN A UN EXSUBCOMISARIO POR PEDIRLE PLATA A SUS SUBORDINADOS EN QUILMES

Un exjefe de la Policía Local de Quilmes fue condenado a tres años de prisión en suspenso por haberle pedido dinero a sus subordinados y amenazarlos con sancionarlos en caso de negarse, entre mayo y septiembre de 2016 en ese partido bonaerense, informaron fuentes judiciales.

Se trata del exsubcomisario Cristian Andrés Delicia (50), a quien el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 quilmeño le fijó también una inhabilitación absoluta y perpetua para ejercer cargos públicos al hallarlo culpable de los delitos de «exacciones ilegales agravadas», «peculado» y «tenencia ilegal de arma de guerra y civil».

En el fallo por unanimidad de los jueces Julia Marquez, Fernando Celesia y María Cecilia Maffei también condenaron a un 1 año de prisión en suspenso a los oficiales Cristian Crets (37) y Vanesa Ivanchevich (43) como «cómplices primarios» de «exacciones ilegales».

Por su parte, la fiscal María de los Ángeles Attarian Mena había pedido en su alegato que Delicia fuera condenaron a 7 años de prisión.

Los hechos ocurrieron entre mayo y septiembre de 2016, en la base de la Policía Local, ubicada en avenida Otamendi y calle 79 de la Ribera de Quilmes, durante la intendencia de Martiniano Molina.

De acuerdo con lo determinado por la fiscalía y el Tribunal, Delicia exigió al personal la entrega de dinero para la reparación de patrulleros en los que los efectivos desempeñaban sus tareas.

Los pedidos iban desde aportar fondos para el combustible, reponer llaves perdidas, hasta cambiar el aceite o las baterías de los patrulleros y, si el personal policial se resistía a entregar la plata solicitada, se los amenazaba con aplicarles sanciones.

Además, se lo acusó de llevarse talonarios de actas de infracción de la Dirección de Tránsito de la Municipalidad de Quilmes entre enero y marzo de 2016.

A Delicia también le imputaron la tenencia de arma de guerra y civil secuestrados en un depósito que le pertenecía al exmiembro de la Policía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *