MANZUR DESTACÓ LOS RESULTADOS DEL PROGRAMA MI PIEZA A UN AÑO DE SU IMPLEMENTACIÓN

MANZUR DESTACÓ LOS RESULTADOS DEL PROGRAMA MI PIEZA A UN AÑO DE SU IMPLEMENTACIÓN

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, destacó los resultados del programa Mi Pieza al cumplirse un año de su implementación y afirmó que cuando hay situaciones de vulnerabilidad social el Estado «no puede ser desertor», sino que «se tiene que hacer cargo» y «fijar prioridades para comenzar a resolver las cuestiones» en una tarea donde «el primer objetivo es nuestra gente».

Manzur habló en la presentación del informe de evaluación del impacto del programa Mi Pieza, una línea de financiamiento a cargo de Ministerio de Desarrollo Social destinada a mujeres de barrios populares para que realicen obras de ampliación y mejoras de sus hogares, que ya alcanzó a 173.000 beneficiarias en todo el país.

«Este programa cambió la calidad de vida de miles de mujeres a lo largo y ancho de toda la Argentina», dijo Manzur y manifestó que «tenemos un país grande, diverso y rico, pero con muchas asimetrías, y por eso debemos generar la inclusión y que los grupos sociales que más la necesitan, en este caso las mujeres en situación de pobreza, puedan tener la oportunidad de mejorar».

El programa «ya cumplió un año y esto sigue para adelante, toma cada vez más fuerza y más vigor», señaló el jefe de Gabinete, quien exhortó a «redoblar los esfuerzos porque tenemos en claro que donde hay una necesidad ahí tenemos que llegar nosotros», al tiempo que elogió la tarea que desarrolla la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz.

En el acto realizado en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada, además de Manzur y Tolosa Paz, también participaron la secretaria nacional de Integración Socio Urbana, Fernanda Miño, y el investigador jefe y coordinador general del Observatorio de la Deuda Social Argentina, Agustín Salvia; los intendentes de Ensenada, Mario Secco, y de Moreno, Mariel Fernández, y representantes de cooperativas de trabajo y de barrios populares.

Tolosa Paz destacó que la iniciativa es una «política transformadora» de los barrios populares que «fueron olvidados por mucho tiempo y pasan a estar en este Gobierno no solamente en la centralidad del diseño de las políticas sociales», sino «en la construcción de nuevas políticas de un gran impacto muy valorado por las comunidades».

Asimismo, abogó para que iniciativas como esta «sean defendidas por todo el arco político a lo largo y a lo ancho de la Argentina», porque representan «la igualdad de oportunidades en el acceso y la transformación, y de la redistribución de los que tienen más ingresos hacia los que tiene menos tienen», ya que se financia en parte con fondos provenientes del «Aporte Solidario Extraordinario» establecido por la ley 27.605.

Tolosa Paz reafirmó que «hay mucha voluntad política para que esto no se detenga» porque «tenemos que llegar a los 5.687 barrios populares, no solamente con la integración socio urbana», sino que «el derecho a la ciudad es fundamentalmente la infraestructura básica de los hogares», pero «puesto en el eje central del hombre de la mujer y del hogar y de la familia».

En tanto, Miño manifestó que «es muy emocionante ver los grandes resultados de esta política que tanta esperanza trae a las mujeres y familias más humildes de nuestro país» y consideró «clave para avanzar con la misión de integrar los barrios a través del acceso a los servicios básicos, porque sabemos que no es posible garantizar conexiones seguras de agua, electricidad, cloacas y gas en viviendas de extrema precariedad».

La Línea Mi Pieza está destinada a mujeres, mayores de 18 años, residentes en Barrios Populares incluidos en el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap), argentinas o con residencia permanente, y con Certificado de Vivienda Familiar.

El beneficio se otorga por sorteo, para realizar el mejoramiento de techo, pared, piso y aberturas; la división de interiores; refección menor de plomería y/o electricidad, o ampliación de la vivienda.

Entre los resultados del informe, realizado en forma conjunta con el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), se señala que casi la mitad de las beneficiarias amplió su vivienda y más del 90% cree que las obras mejoran la convivencia, la salud del grupo familiar y la seguridad física de la vivienda.

La evaluación da cuenta de los motivos por los cuales Mi Pieza implica un cambio de paradigma dentro de las políticas públicas de mejoramiento habitacional, ya que, asegura, fomenta la reactivación económica, contiene a la vivienda como pilar de la integración socio-urbana de los barrios populares e incorpora la perspectiva de género.

Resalta que 6 de cada 10 beneficiarias ha realizado hasta 3 obras, según las declaraciones realizadas en el formulario de inscripción y obras adicionales, y califica al plan como una «política innovadora» ya que incorpora la tecnología móvil para el reporte, monitoreo y seguimiento en la ejecución de los trabajos de las beneficiarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *