LUIS D’ELIA MANIFESTÓ QUE MARCHARÁN A LA CORTE SUPREMA

compartir en:
Luis D’Elía: «Éste lunes 5 de abril marcharemos en las calles de la Ciudad de Buenos Aires para llegar hasta la CSJN.»
D’Elía se refirió a la masiva movilización que se prepara para el próximo día lunes: «El 5 de abril, estaremos marchando en las calles de la Ciudad de Buenos Aires. Compañeras y compañeros se concentrarán en desde Plaza Miserere a las 11 horas para llegar hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación, donde vamos a pedir la libertad de las y los presos políticos. Vamos a decir, basta de Lawfare, vamos a poner a miles de compañeros en las calles para que empiecen a revertir esta historia donde hay que cambiarla. Unidos y en la calle.
Invitamos a todas y todos, a La Cámpora, al Evita, a la Unión de Trabajadores de la Economía Popular, al MTD Aníbal Verón, a la CTA Autónoma, a la CTA de Yasky. Nos gustaría que todos se hagan presentes.
Va a ser un lindo día para que marchando escuchemos esa canción hermosa de Teresa Parodi, dedicada a Martín Cisneros. Ese Martín grandote que dos días antes de su asesinato le pregunté cómo estaban las cosas allí en la CTA de la Avenida Independencia 766, cuando estábamos todos unidos, y Martín me miró a los ojos que se le llenaron de lágrimas, esos ojos celestes que tenía y me dió un abrazo. Lo volví a ver fusilado en el piso en un charco de sangre, esa noche fatídica de junio en el Barrio de la Boca.
Todavía estoy preso, todavía estoy en la cárcel, no estás en tu casa, no estoy en la cárcel. Los meses, el encierro, el no poder salir ni a la vereda hace que tu casa se transforme en tu cárcel. Es algo muy duro de explicar pero es así, y no veo la hora de que esto se termine. Además de haber estado un año y cuatro meses en un pabellón común porque yo siempre rechacé estar en pabellones de privilegio, nunca quise privilegios, ni siquiera en la cárcel.
La lucha para derrotar el lawfare, la lucha para derrotar a los amos del capitalismo feroz, la lucha porque después de la pandemia florezca una humanidad más fraterna y que la continuidad de la especie no tenga que dirimirse en la punta de los fusiles como pretenden algunos, como el «yanqui» ladrón que siempre está al acecho. El mismo «yanqui» que hoy pide la libertad de Jeanine Áñez, ese mismo «yanqui» que como reza el cable 1222 de Wikileaks me mantiene preso en mi país, la Argentina»; concluyó Luis D’Elía.
compartir en:
compartir en: